Osteoartritis en gatos: causas, síntomas y tratamiento

Osteoartritis en gatos imagen destacada

Los gatos que envejecen experimentan una variedad de desafíos de salud. Uno de esos desafíos es la osteoartritis, que provoca rigidez y dolor en las articulaciones, disminución de la movilidad, menos actividad y menos tiempo para hacer cosas que el gato normalmente disfrutaría. La osteoartritis (OA) es un término también conocido como artritis o enfermedad articular degenerativa (DJD).

Resumen rápido: osteoartritis en gatos

búsqueda
Síntomas comunes: Dificultad para saltar de superficies más altas, dificultad para entrar o salir de la caja de arena. Disminución del comportamiento de acicalamiento, rigidez al caminar, reducción del comportamiento de acicalamiento.
archivos medicos
Diagnóstico: Una historia clínica compatible con artritis, hallazgos en el examen físico, evidencia de articulaciones artríticas en la radiografía.
gato
Diagnosticado en gatos: Frecuentemente
píldora
Requiere medicación continua: Sí
jeringa de inyección
Vacuna Disponible: No
mermelada medica
Opciones de tratamiento: Antiinflamatorios, analgésicos, fisioterapia, tratamientos láser terapéuticos, acupuntura. En algunos casos, pueden estar disponibles opciones quirúrgicas como la artroscopia o el reemplazo articular.
hogar
Remedios caseros: Compresas calientes y frías, ejercicio regular, pérdida de peso para reducir el estrés en las articulaciones.

Osteoartritis En Gatos

La osteoartritis, o artritis, es una afección crónica que implica la degeneración, descomposición y adelgazamiento del cartílago dentro de las articulaciones, formación de espolones óseos, acumulación de líquido articular (derrame), engrosamiento y cicatrización de los tejidos conectivos asociados con la articulación y otros cambios en el hueso alrededor de la articulación.

La artritis es una enfermedad progresiva, degenerativa e irreversible de las articulaciones que causa disminución de la movilidad y dolor crónico. Básicamente, lo que sucede es que la amortiguación normal de la articulación se desgasta y provoca dolor e inflamación.

La artritis puede ser causada por el desgaste normal de las articulaciones con el envejecimiento, pero también puede ser secundaria a lesiones o traumatismos, fuerza excesiva, desgaste o rotura de las articulaciones, mala alineación de las articulaciones o condiciones ortopédicas congénitas.

Si bien la osteoartritis es más común en los perros, es una afección que también se puede observar en gatos de todas las edades, razas y sexos. Se ve más comúnmente en gatos mayores, con sobrepeso o de razas grandes. Según International Cat Care (ICC), el 90% de los gatos mayores de 12 años presentaban signos de artritis.

Las articulaciones más comúnmente afectadas incluyen los codos, las caderas y la parte inferior de la columna. Sin embargo, las rodillas (sofocantes), los tobillos (tarsos) y los hombros de los gatos también pueden tener artritis. Muchos gatos tendrán más de una articulación con artritis y comúnmente tendrán la misma articulación en ambas patas afectadas.

Síntomas de la osteoartritis

Gato Maine Coon al aire libre

Los síntomas de la artrosis en gatos pueden ser sutiles. Incluyen renuencia a saltar, correr y jugar menos, y cambios en la forma de andar de su gato.

Los signos de artritis en los gatos pueden ser menos dramáticos que en los perros. Los gatos son más pequeños y ágiles que los perros, por lo que pueden compensar el dolor y las lesiones de forma más sutil.

Los gatos son muy buenos para ocultar su dolor e incomodidad, por lo que es posible que el dueño de un gato no se dé cuenta de que su gato tiene artritis durante algún tiempo antes de que se dé cuenta. Los signos más comunes son cojera y disminución de la movilidad.

Puede ver esto como que su gato no quiere o no puede saltar sobre los muebles o en la ventana, corre y juega menos, se recuesta más y cambia en el modo de andar del gato, como cojear o caminar lento y rígido.

Otros signos incluyen pérdida de músculos y fuerza, articulaciones hinchadas, dificultad para entrar y salir de la caja de arena, aumento del mal humor (debido al dolor), dificultad para acicalarse (debido a la disminución de la movilidad) o chasquidos y rechinamiento de las articulaciones.

Los gatos que han tenido lesiones previas o que han sido diagnosticados con otras afecciones ortopédicas, como displasia de cadera, desarrollarán artritis con mayor frecuencia.

¿Cómo se diagnostica la osteoartritis?

La osteoartritis es diagnosticada por un veterinario a través de una combinación de antecedentes, examen físico e imágenes como radiografías (rayos X). A veces, se encuentran cambios radiográficos consistentes con la artritis, pero es posible que el gato no presente ningún problema o muestre signos de dolor.

Según el Colegio Estadounidense de Cirujanos Veterinarios (ACVS), se observan cambios en las radiografías que muestran artritis en hasta el 90 % de los pacientes, mientras que solo alrededor del 50 % de los pacientes muestran signos de incomodidad debido al dolor en las articulaciones.

Tratamiento de la osteoartritis

Tratamiento de la artrosis en gatos

La osteoartritis en gatos se controla en lugar de tratarse. El manejo puede ayudar a reducir el dolor y brindarle a su gato una mejor calidad de vida.

La artritis es una afección que se controla más que se trata. Una vez que se ha producido daño en las articulaciones, es casi imposible recuperar la estructura y función normales.

El objetivo es mantener al gato cómodo controlando el dolor y la inflamación, mejorando la movilidad y la función, y reduciendo el daño adicional. El enfoque para el manejo de la artritis debe ser un enfoque multimodal, utilizando varias terapias diferentes.

No existe un único método simple para tratar o prevenir esta condición.

El manejo del dolor

Los medicamentos para el dolor más utilizados para controlar la artritis en los gatos son los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Estos medicamentos solo deben ser recetados por un veterinario y no deben usarse medicamentos de venta libre, ya que pueden ser tóxicos para los gatos.

El objetivo es usar la dosis efectiva más baja, lo que a menudo significa agregar otros métodos de alivio del dolor para disminuir la frecuencia de dosificación de AINE y controlar sus efectos secundarios.

Otros medicamentos para el dolor que se pueden usar para controlar el dolor debido a la artritis son analgésicos como la buprenorfina, la gabapentina y el tramadol. Estos también deben usarse solo bajo la dirección de un veterinario.

Suplementos para las articulaciones

Los suplementos para las articulaciones son una adición importante al régimen de tratamiento de un gato artrítico. Algunos importantes para incluir son el clorhidrato de glucosamina, que es un componente básico del cartílago y ayuda a que crezcan las células del cartílago, el sulfato de condroitina, que ayuda a bloquear las enzimas que destruyen el cartílago, y los aceites de pescado que proporcionan una fuente importante de ácidos grasos omega-3 para disminuir la inflamación.

Algunos excelentes suplementos de glucosamina y condroitina para gatos son Cosequin y Dasuquin Advanced. Adequan es un glicosaminoglicano polisulfatado que ayuda a controlar la pérdida de cartílago, lubricar y disminuir la inflamación en las articulaciones.

Terapias alternativas

¿Por qué los gatos atigrados tienen la letra M?

Hay varias terapias que se consideran alternativas, holísticas o complementarias. Estas terapias alternativas funcionan bien con otros métodos de tratamiento para la artritis.

La acupuntura es un tratamiento en el que se insertan agujas especiales en puntos específicos del cuerpo para estimular el alivio del dolor y la curación.

La terapia con láser frío es una forma no invasiva de estimular la curación, aliviar el dolor y disminuir la inflamación en las articulaciones afectadas.

Los ajustes quiroprácticos pueden ayudar a restaurar la función normal de la columna vertebral y el cuerpo como un todo.

El masaje puede ayudar a relajar los músculos doloridos y rígidos y aumentar el flujo sanguíneo.

La hidroterapia implica una piscina o una caminadora bajo el agua para fomentar la movilidad de las articulaciones, la pérdida de peso y el ejercicio mientras se quita el peso de las articulaciones dolorosas.

La terapia con células madre es un tipo de medicina regenerativa que permite que el cuerpo se repare y sane.

Cambios ambientales y de estilo de vida

Hacer algunos cambios ambientales fáciles para un gato artrítico ayudará con su calidad de vida general y su capacidad para moverse con facilidad y comodidad.

La ropa de cama debe ser suave, acogedora y de fácil acceso. Debe haber lugares cómodos al alcance de la mano para que un gato artrítico acceda. Lo ideal es disponer de ropa de cama en lugares cálidos, oscuros, tranquilos, alejados del ruido y la actividad.

Proporcione rampas o escalones a las perchas favoritas, como muebles, camas, ventanas, árboles para gatos u otros lugares donde a su gatito le gusta sentarse y pasar tiempo observando.

Use alfombras o tapetes antideslizantes sobre pisos duros donde a su gato le gusta pasar el tiempo. Esto hará que sea más fácil para el gato agarrarse y caminar en lugar de resbalar en superficies duras y resbaladizas.

Restrinja el acceso a las escaleras y otros lugares desde donde su gato podría intentar saltar hacia arriba o hacia abajo.

Proporcione cajas de arena en áreas de fácil acceso y en los lados bajos. Algunos gatos con artritis pueden tener dificultades para trepar por los bordes altos para entrar y salir de una caja de arena. Asegúrate de que el gato pueda acceder a ellos sin necesidad de escaleras o una larga caminata.

Asegúrese de que los tazones de comida y agua sean fácilmente accesibles.

Ayuda a tu gatito a acicalarse si tiene dificultades para estirarse para limpiarse la espalda o la parte inferior. No te olvides de recortar sus garras regularmente para ayudar con su agarre también.

Control de peso

Gato con sobrepeso junto a una báscula

Debido a que el peso corporal excesivo ejerce presión sobre las articulaciones, el control del peso es una parte importante del manejo de la osteoartritis en los gatos.

Es muy importante controlar el peso de un gato artrítico con cuidado y de cerca. La obesidad aumenta la prevalencia de artritis en gatos mayores. Los gatos con sobrepeso son propensos a la artritis, ya que el exceso de peso ejerce mucha presión sobre las articulaciones doloridas. Si el gato tiene sobrepeso u obesidad, pídale a su veterinario que lo ayude con un programa de pérdida de peso.

Para los gatos obesos o con sobrepeso, limite las calorías no solo en las comidas regulares sino también en las golosinas. Asegúrese de que las dietas sean altas en ácidos grasos omega-3, bajas en carbohidratos y grasas, y altas en proteínas y fibra. Elija una dieta para gatos mayores de una marca confiable que esté diseñada para perder peso.

También es importante que tu viejo gatito no pierda demasiado peso. Los gatos mayores también son propensos a perder peso y masa muscular, por lo que mantener el equilibrio es extremadamente importante.

El ejercicio controlado regular también es importante para mantener el peso y el tono muscular de su gato. Los gatos artríticos mayores suelen ser menos activos. Ayude a su gato a mantenerse activo brindándole fisioterapia, ejercicios de rango de movimiento, ejercicio controlado y asistido o hidroterapia. Un gato inactivo es propenso a la rigidez, el dolor y el aumento de peso. Asegúrese de evitar el ejercicio extenuante y no empuje a un gato que tiene dolor; asegúrese de que el dolor esté controlado adecuadamente antes de comenzar un régimen de ejercicio.

Cirugía

La cirugía de las articulaciones dolorosas a veces está indicada para eliminar los espolones óseos, alisar el hueso y limpiar el cartílago enfermo. Consulte con su veterinario para ver si la cirugía es adecuada para su gato artrítico.

Preguntas frecuentes

¿Cómo se trata la artrosis en gatos?

La osteoartritis en gatos se trata controlando los signos y síntomas clínicos de dolor, ayudando a mejorar la movilidad y la función, y disminuyendo el daño articular adicional. Esto se puede lograr a través de medicamentos antiinflamatorios, analgésicos, suplementos, terapias alternativas, cirugía y más.

¿Cuánto tiempo pueden vivir los gatos con artritis?

Cada gato es diferente en cuanto a su pronóstico y calidad de vida con un diagnóstico de osteoartritis. Trabajar en estrecha colaboración con su veterinario es importante para controlar la artritis de su gato. Si bien no existe una cura para la artritis, si los síntomas se controlan adecuadamente, un gato puede disfrutar muchos años y una buena calidad de vida con artritis.

¿Qué puedo hacer por mi gato con artritis?

Trabaje con su veterinario para desarrollar un plan de manejo a largo plazo para la artritis de su gato. Realice cambios ambientales, controle el peso de su gato, controle el dolor y esté atento a los cambios y necesidades sutiles de su gato artrítico.

¿A qué edad les da artritis a los gatos?

Los gatos pueden contraer artritis a cualquier edad. En la mayoría de los estudios de gatos con osteoartritis, la edad promedio es de más de 10 años. En un estudio publicado en 2002, el 90 % de los gatos mayores de 12 años tenían signos de artritis.